jueves, 8 de noviembre de 2012

EL BOTIQUÍN DE PRIMEROS AUXILIOS


Muchas veces descuidamos el contenido del botiquín de primeros auxilios, colocando en su interior simplemente las cosas más básicas, pero teniendo un mínimo de conocimiento podemos configurar un botiquín con elementos que realmente nos pueden ayudar mucho en algunas situaciones de urgencia
  
Es necesario llevar un control del material, mantener limpio el botiquín, que este sea fácil de transportar, hacernos con un manual de primeros auxilios y llevar precaución con las caducidades de los medicamentos que guardamos en su interior. 

Podemos incluir una lista de números de teléfonos clave como el de emergencias, bomberos, policía, ambulancia, médico de cabecera etc. Para las familias también se puede añadir una lista de alergias a medicamentos o alimentos (si alguien las tiene).

Es muy importante que los botiquines se guarden en un lugar seguro donde el adulto pueda acceder con facilidad pero fuera del alcance de los niños.

Aquí os dejo una lista bastante completa de lo que debe incluir un botiquín de primeros auxilios:


- Manual de primeros auxilios
- Vendas
  • Gasa estéril de distintos tamaños. 
  • Esparadrapo (cinta adhesiva) 
  • Vendas adhesivas en varios tamaños. 
  • Vendas elásticas
  • Toallas antisépticas
  • Jabón
  • Cinta hipoalergénica
  • Cabestrillo
  • Algodón estéril
  • Parches estériles para ojos
  • Almohadillas estériles de gasa
- Instrumentos

  • Una pera de goma
  • Tijera
  • Termómetro 
  • Pinzas
- Varios
  • Alcohol al 70%
  • Bolsa de hielo o compresas frías químicas
  • Compresas calientes o bolsa de agua caliente
  • Guantes quirúrgicos
  • Mascarilla o barbijo 
  • Agua oxigenada
  • Cuchara de medida
- Medicamentos:
  • Crema antibiótica
  • Antidiarreico
  • Antihistamínico
  • Aspirinas
  • Crema antiséptica
  • Loción de calamina
  • Descongestionante nasal

martes, 6 de noviembre de 2012

LOS PRIMEROS AUXILIOS

Los primeros auxilios son procedimientos terapéuticos que podemos aplicar a las víctimas de accidentes o que enferman repentinamente mientras llega la ayuda especializada. Estos procedimientos  están destinados a conservar la vida del paciente, no agravarla o mejorar el estado de salud del mismo hasta que pueda ser atendido por un médico.

Las técnicas a aplicar son diferentes en cada caso, dependiendo de las necesidades de la víctima, por ello es necesario saber que hacer y que no.

Se podría decir que el objetivo de los primeros auxilios son:

  • Conservar la vida. 
  • Evitar complicaciones, tanto físicas como psicológicas. 
  • Ayudar en la recuperación de la víctima.
  • Asegurar el traslado de las víctimas a un centro de asistencia.




Ante un caso de accidente o enfermedad repentina, hay una serie de pasos que deben seguirse para una correcta asistencia a la víctima:

• Es preferible no hacer nada cuando no se tiene conocimiento de los procedimientos de primeros auxilios. El desconocimiento puede llevar a tomar acciones que agraven la situación.

• Conservar siempre la calma, actuar rápida y tranquilamente, para no estresar al lesionado.

• Nunca dejar sola a una víctima. Solicitar ayuda y el transporte necesarios.

• Realizar una inspección en busca de heridas o lesiones que no se hayan visto en primera instancia.

• A menos que sea necesario, es preferible dejar a la víctima en la misma posición.

• Si es necesario, proporcionar respiración artificial a la víctima.

• En caso de hemorragias graves, intentar detenerlas comprimiendo la herida con vendajes o torniquetes, según el caso.


Hay ciertas acciones que nunca deben tomarse en caso de accidentes o enfermedades repentinas:

• No tocar las heridas con materiales sin esterilizar. Tampoco deben soplarse.

• No hay que lavar heridas profundas o fracturas expuestas. Simplemente se las cubrirá con apósitos estériles.

• Las heridas se limpian hacia afuera, nunca hacia adentro.

• No colocar algodón directamente sobre las heridas o quemaduras.

• No aplicar tela adhesiva directamente sobre heridas o quemaduras.

• Los vendajes no deben colocarse ni demasiado ajustados ni demasiado flojos.

• No dar de comer o beber a una víctima.


A continuación os dejo un video de primeros auxilios sobre lo que hay que hacer ante una víctima con una hemorragia.


jueves, 1 de noviembre de 2012

PREVENCIÓN Y TRATAMIENTO DE LAS ENFERMEDADES INFECCIOSAS


Los microorganismos que causan las enfermedades infecciosas pueden entrar en nuestro cuerpo por diferentes vías:

- A través de heridas. Las roturas de la piel permiten a los microorganismos y virus entrar en contacto con la sangre, donde se pueden reproducir y distribuirse por el resto del organismo.

- Por el aparato digestivo. Sucede cuando ingerimos, o simplemente introducimos en la boca, alimentos o bebidas contaminadas con estos organismos.

- Por el aparato respiratorio. Muchos virus y bacterias se propagan por el aire, por ejemplo mediante el estornudo o la tos de una persona enferma.

Para evitar contraer enfermedades infecciosas, podemos adoptar unos sencillos hábitos saludables relacionados con la higiene:
  • Limpiar y desinfectar bien las heridas, incluso los rasguños. Si es una herida profunda, conviene que la examine un médico.
  • Lavarnos las manos antes de comer o manipular alimentos.
  • Lavar los alimentos que vamos a consumir crudos.
  • Evitar compartir los cubiertos, el vaso o el plato de la comida con otras personas que puedan estar enfermas.
  • No andar descalzo por sitios como piscinas o vestuarios.

LAS VACUNAS

Algunas enfermedades infecciosas también se pueden prevenir mediante vacunas. La vacunación consiste en introducir en nuestro cuerpo el microorganismo o el virus causante de la enfermedad, pero muerto o inactivo. Nuestro organismo lo reconoce como algo extraño y reacciona produciendo unas sustancias que lo destruyen. Si el mismo tipo de microorganismo o virus entra de forma natural en nuestro organismo, este ya está preparado para impedir que se produzca la infección.
Las vacunas son muy eficaces contra los virus y contra algunas infecciones bacterianas, como el tétanos. Algunas se administran mediante una inyección; otras, como la de la poliomielitis, se beben.



TRATAMIENTO DE LAS INFECCIONES

Cuando los causantes de una enfermedad infecciosa son microorganismos, los médicos recetan antibióticos, que son sustancias que destruyen a estos seres vivos.

Por el contrario, los virus no pueden eliminarse con antibióticos. En las infecciones por virus, los medicamentos se recetan solo para aliviar los síntomas de la enfermedad, como el dolor de cabeza, la fiebre y el malestar. En este caso es el propio organismo el que supera la enfermedad. Beber agua en abundancia y descansar ayudan a conseguirlo.


lunes, 29 de octubre de 2012

LOS VIRUS


Los virus no son microorganismos. Tampoco son seres vivos porque no están formados por células. Al carecer de orgánulos celulares, no pueden realizar por sí mismos las funciones vitales. Para poder reproducirse deben penetrar en una célula. Cuando han terminado el proceso de reproducción, la célula muere y se produce la liberación de multitud de virus.

El tamaño y forma de los virus son muy variables. Hay dos grupos estructurales básicos: isométricos, con forma de varilla o alargados, y virus complejos, con cabeza y cola, y los virus más pequeños que  son icosaédricos (polígonos de 20 lados).

Los virus representan un reto importante para la ciencia médica en su combate contra las enfermedades infecciosas. Muchos virus causan enfermedades humanas de gran importancia y diversidad. Entre las enfermedades virales se incluye el resfriado común, que afecta a millones de personas cada año. Otras enfermedades tienen graves consecuencias. Entre éstas se encuentra la rabia, las fiebres hemorrágicas, la encefalitis, la poliomielitis y la fiebre amarilla. Sin embargo, la mayoría de los virus causan enfermedades que sólo producen un intenso malestar. Algunos de éstos son la gripe, el sarampión, las paperas, la fiebre con calenturas , la varicela, los herpes, enfermedades respiratorias, diarreas agudas, verrugas y la hepatitis.

Aquí os dejo un video que muestra el proceso de ataque de un virus al organismo humano:


jueves, 25 de octubre de 2012

MICROORGANISMOS QUE CAUSAN ENFERMEDADES. LAS BACTERIAS


La malaria es una enfermedad infecciosa originada por un microorganismo que invade las células de la sangre. El nombre de esta enfermedad significa mal aire porque antiguamente se pensaba que el aire de los pantanos era venenoso y causaba esa enfermedad.

Científicos como Pasteur y Koch demostraron que este tipo de enfermedades eran producidas por organismos microscópicos. Hoy sabemos que las enfermedades infecciosas están originadas por microorganismos como las bacterias y los virus.

LAS BACTERIAS

Las bacterias son seres vivos unicelulares. Se caracterizan por tener una estructura muy sencilla, ya que carecen de membrana nuclear, y por reproducirse con extraordinaria rapidez: en pocas horas pueden pasar de ser unos centenares a ser muchos millones.

Podemos distinguir distintos tipos de bacterias:

- Existen bacterias que generalmente son inofensivas, como las que viven en nuestra piel o en nuestro intestino.

- Otras son beneficiosas y se utilizan en las industrias para fabricar productos alimenticios (el yogurt) o medicamentos.

- Algunas bacterias pueden invadir nuestro organismo y causarnos enfermedades. Son bacterias patógenas. Las enfermedades originadas por las bacterias patógenas pueden afectar a cualquier aparato o sistema. Algunas enfermedades producidas por bacterias son:

-Bronquitis. Es una infección respiratoria que afecta los bronquios. Sus síntomas son tos persistente, fiebre y malestar.

- Salmonelosis. Es una enfermedad que afecta al aparato digestivo. Las bacterias que provocan esta enfermedad elaboran una sustancia tóxica, que es la que produce síntomas como dolor abdominal, vómitos, diarrea y fiebre alta.

- Meningitis bacteriana. Es una enfermedad que afecta al sistema  nervioso. En este caso, las bacterias causan lesiones en las meninges, unas membranas que recubren el sistema nervioso. Algunos síntomas entre otros son fiebre, molestia al mirar a la luz y fuertes dolores de cabeza.

miércoles, 24 de octubre de 2012

TIPOS DE ENFERMEDADES


Hay muchos factores que pueden alterar nuestro estado de bienestar y hacer que enfermemos. Según la causa que las produce, las enfermedades se pueden clasificar en dos tipos:

1) Enfermedades infecciosas. Están producidas por organismos microscópicos, como las bacterias, o por virus capaces de invadir nuestro cuerpo, es decir, de producir una infección.

Algunas enfermedades infecciosas, como la gripe o el sarampión, son contagiosas, es decir, pueden transmitirse de una persona enferma a una sana. Sin embargo, otras enfermedades infecciosas, como el tétanos, no son contagiosas.

Los agentes patógenos causantes de las enfermedades infecciosas se caracterizan por:
                La contagiosidad, o la capacidad de propagación del agente patógeno.
                La infectividad, o capacidad del agente infeccioso para instalarse y multiplicarse.
                La patogenicidad, o capacidad para producir enfermedad.
                La virulencia o grado de patogenicidad.

Los agentes patógenos infectan a las personas desde los reservorios de la infección, que suelen ser animales o personas portadoras que, aunque no padezcan la enfermedad, pueden transmitirla. Las principales vías de transmisión son: la oral-fecal, la respiratorio y el contacto directo.

2) Enfermedades no infecciosas. Están producidas por otras causas, como golpes, lesiones, desequilibrios en la dieta, intoxicaciones por ingestión de sustancias tóxicas como las drogas, mala alimentación, alteraciones del sueño, mal funcionamiento de algún órgano, etc.

En función de sus causas podemos clasificarlas en:
                Enfermedades hereditarias o genéticas.
                Enfermedades mentales, que provocan alteraciones de la personalidad.
                Enfermedades específicas de órganos y sistemas.
                Enfermedades auto-inmunes: Se deben a un fallo del sistema inmunológico,
que sintetiza anticuerpos contra el propio organismo.
                Enfermedades causadas por accidentes: Traumatismos.

martes, 23 de octubre de 2012

SALUD Y ENFERMEDAD. HÁBITOS SALUDABLES

Cuando tenemos gripe, catarro o alguna infección intestinal sentimos malestar, dolor, mareos o incluso fiebre. Estas señales que nos indican que nuestro organismo no funciona correctamente se llaman síntomas. Las alteraciones en el funcionamiento del organismo se deben a que estamos padeciendo una enfermedad.

Por el contrario, muchas veces nos encontramos en plena forma, podemos correr, reírnos, estamos fuertes y nos sentimos despiertos y llenos de energía. Ese estado de bienestar en el que el organismo realiza normalmente todas sus funciones se llama salud.

La salud es un estado de bienestar físico y mental. La enfermedad es una alteración de ese estado.




Seguir unas normas muy sencillas puede ayudarnos a conseguir un estado de bienestar y a mantenernos sanos. Estas normas reciben el nombre de hábitos saludables. Algunos de estos hábitos son:

  • Acostarnos temprano y dormir lo suficiente. Es bueno dormir por al menos ocho horas al día.
  • Cuidar nuestra dieta. Una alimentación variada, que incluya frutas, verduras, carne, pescado y productos lácteos, nos proporcionará una buena salud. Es aconsejable reducir el consumo de grasas.
  • Respetar el horario de comidas. Es saludable realizar tres comidas al día. Desayunar adecuadamente es importante ya que nos permitirá estar activos y despiertos. 
  • Beber abundante agua. Debemos beber al menos 8 vasos de agua diariamente. Beber agua limpia y purifica al organismo por dentro y nos ayuda a digerir mejor los alimentos.
  • Cuidar nuestra higiene. Es necesario lavarnos las manos antes de comer y ducharnos habitualmente.
  • Hacer ejercicio regularmente. Practicar actividad física varias veces por semana es, sin duda alguna, uno de los hábitos saludables que hay que cumplir.
  • Evitar coger frío. Si estamos quietos y hay corrientes de aire, es fácil que nuestro cuerpo se enfría y nos acatarremos. Por eso es aconsejable abrigarse adecuadamente y evitar las corrientes.
  • Respirar aire limpio y hacer ejercicio. Conviene evitar los lugares donde el aire no está limpio, como locales cerrados con muchas personas o sitios con mucho tráfico. Es recomendable dar paseos por el campo y hacer ejercicio regularmente.